Cuchillos de Hueso y Dulces de Madera



A 100 kilómetros de las Cataratas, la ciudad de Eldorado se destaca por lanzar al mercado productos con originalidad y creatividad, con el plus que obtienen muy buena recepción por parte del público.

La tierra colorada reconocida a nivel mundial por la hermosura de sus paisajes y por las imponentes Cataratas del Iguazú, suma un atractivo más a su grilla turística: la creatividad y originalidad proveniente de productos autóctonos.

Es el caso de los “Cuchillos Álvarez”, de Mariano Álvarez Knives, quien se dedica hace más de 20 años a la fabricación de cuchillos artesanales con materiales insólitos, como ser los huesos de caballo y vaca y las astas de ciervos y animales vacunos.

O los dulces de madera, de “Yacaratiá Delicatessen” de Marisa Pascutti, un emprendimiento familiar originado por el desaparecido ingeniero forestal y químico, Roberto Pascutti. Quien comenzó 8 años atrás con las tablitas dulces al vacío y mermeladas fabricadas a partir del aserrín y frutas de la zona (70% madera y 30% fruta).

En ambos casos, los “creativos productores” residen en la ciudad de Eldorado. Y lo mejor aún, es que si bien son casos inauditos, tienen una excelente recepción por parte del público a tal punto, que los representantes de estos objetos han sido premiados, y recorren el país y el exterior promocionando Misiones a través de sus productos.



Dulce de madera

Dulce de madera


Todo comenzó por una antigua historia y así lo explicó Marisa Pascutti, “Misiones tiene una historia muy rica y mi esposo se puso a estudiar esto, descubrió que los indios guaraníes y los jesuitas llamaban al árbol de Yacaratiá: el árbol del pan. Y con este árbol hacían caramelos rudimentarios para sus niños, es una madera especial, porque tiene 90% de humedad, una vez que se corta, si no se trata se pudre rápidamente. Así es que ellos cortaban la madera de este árbol y la ponían en la miel de la abeja rubia, luego la cocinaban y de ahí salían los caramelos”.

Marisa agregó que “nosotros somos santafesinos, pero amamos Misiones, mi esposo sobre todo era un enamorado de esta provincia. Así es que investigando y probando, logró esto, lo patentó y ahora lo comercializamos como lo que es, una delicatessen, pero él se basó en esa historia de los guaraníes”.

El árbol Yacaratiá, es el único que no tiene celulosa, por eso puede ser comestible. “La base siempre es madera, se hace la tabla con un proceso, se cocina en ollas especiales con sacarosas y glucosas donde va largando un almíbar con todos sus nutrientes, como fosfato, magnesio, calcio y muchas fibras, que son tan importantes. Luego se la coloca en miel, la miel de la abeja rubia de Misiones, y con el aserrín de la madera se hacen las mermeladas, es 70% madera y el 30% se mezclada con mermeladas de frutas de la zona. Y los bombones son un pedacito de madera con un chorrito de licor bañados en un buen chocolate. Las tablitas al vacío también se venden mucho, los turistas las compran un montón para probarlas”.

“El sabor es ni, ni, porque no es higo, ni pasa de uva, ni membrillo, ni mamón en almíbar. Pero son las opciones que nos tira la gente cuando la prueba. El sabor es único, tiene el sabor de la madera y es dulce. Es un producto que representa a Misiones, propio de la zona, por ahora solo se vende en Argentina pero nos llamaron de otros países, solo que por ahora no lo estamos mandando al exterior porque no producimos a gran escala. Sí lo hicimos recorrer por toda Argentina y la región porque nos invitan de todos lados. Pero la idea de mi esposo nunca fue dañar la ecología sino representar a la tierra colorada con un producto autóctono, así es que nosotros producimos con la madera que se deshecha, porque este árbol crece en las plantaciones de pinos mayormente, crece ahí porque se resguarda del frío. Y cuando cortan el pino para comercializar la madera, también cortan estos árboles para tirarlos porque la madera no les sirve, así es que ahora que ya nos conocen en Misiones, cada vez que tiran uno de estos árboles en algún lugar nos llaman para que lo busquemos y aprovechemos la madera. Así es que trabajamos con lo que la naturaleza nos da”.

Para finalizar Marisa dijo “invito a todos a probarlo porque esto es un postre, es muy rico para comerlo con queso y sino lo ponen en comidas agridulces como el cerdo al yacaratiá, que es muy rico”.



Los cuchillos

Mariano Álvarez Knives, tiene 36 años y asegura que hace más de 20 años se dedica a la fabricación de cuchillos artesanales, “mi papá siempre se dedicó a los trabajos de tornería y yo desde que recuerdo ando entre los hierros y el taller de él. Además cursé mis estudios en la escuela técnica de Eldorado y eso me orientó más aún para lo que me gusta hacer”.

Los materiales que utiliza Mariano para realizar sus piezas son acero inoxidable de diversos tipos, objetos de descarte como elásticos de automóviles en desuso, resortes, hojas de sierra y lo más insólito: huesos de caballo y de vaca.

Los mangos de los cuchillos también tienen su encanto, ya que están realizados de asta de ciervos o vacunos, madera o huesos. Y en todos los casos van con vaina de cuero.

“Los cuchillos de hueso tienen muy buena salida, se utilizan más para cortar verduras y frutas, muchos chef me lo piden y los otros cuchillos pueden comprarse solos o combinados con tablas para asado, con cajas o con tenedor para hacer el conjunto. Todos poseen un diseño único y original de acuerdo al gusto del comprador”.

El artesano de “Cuchillos Álvarez”, como él se define, aseveró que este es su trabajo y que afortunadamente puede vivir de él, “muchos piensan que es un hobby, pero no, yo me dedico a esto y vivo de esto. Me encanta lo que hago y disfruto mucho porque a lo largo de los años esta actividad me ha dado innumerables satisfacciones”.

En cuanto a los reconocimientos que recibió, Mariano dijo que “entre otros lugares, obtuve el primer premio en Córdoba, Rosario y Berazategui, pero además por los cuchillos viajé muchísimo a todas partes del mundo, a exposiciones que me invitaban y a ferias que querían conocer mi trabajo. Recibí pedidos del exterior y además el reconocimiento de la gente a mi trabajo, me llena de orgullo, porque sé que cuando me vienen a hacer un pedido lo hacen para regalar en ocasiones especiales. Soy conciente de que es un producto exclusivo, original y único y me alegra que la gente también lo sienta así”.

Fuente: http://www.misionesonline.net/noticias/10/08/2010/cuchillos-de-hueso-y-dulces-de-madera-made-in-eldorado
SHARE

About Kevin

    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios:

  1. Hola!!!!
    Algo distinto, estos datos me sirven un montón para mi próximo viaje, en los primeros días de septiembre salgo para las cataratas, así que tendré en cuenta lo que nos cuentas, gracias.
    Un abrazo de oso

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails